¿Cómo funciona tu ahorro en las Afores?

Antes de conocer cómo funciona tu ahorro en las Afores, es importante saber qué es el SAR, pues con más de 20 años de existencia, no es más que el Sistema de Ahorro para el Retiro y evoluciona constantemente para adaptarse a las necesidades que requiere la población en México.

El SAR ha pasado de ser un sistema de reparto donde las pensiones estaban subsidiadas por el Estado a uno donde las cuentas individuales son gestionadas por las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore).

Entre los avances que ha tenido el SAR se encuentran: la libre elección de Afore, mayor regulación para proteger los ahorros, contar con más alternativas para realizar ahorro voluntario de forma fácil y segura (App Afore Móvil – lanzada en 2017), por mencionar algunos.

¿Quién puede tener Afore?

Todos. Sí, ya seas asalariado o trabajador independiente, puedes tener una cuenta en una AFORE y ahorrar para tu retiro.

En México, los trabajadores (asalariados), que cotizan al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), por ley, deben tener una cuenta de ahorro para el retiro donde las aportaciones sean realizadas por el empleado, el empleador y el gobierno.

Las cuentas individuales de ahorro para el retiro están conformadas por tres grandes subcuentas: la primera es de retiro, cesantía y vejez (RCV); la segunda corresponde a la vivienda (VIV), y la tercera a las aportaciones voluntarias (AV).

Por otra parte, se encuentran las cuentas independientes que surgieron como una necesidad de ofrecer este servicio a las personas que trabajan sin cotizar al IMSS ni al ISSSTE; para acceder a este servicio, el trabajador debe abrir una cuenta de ahorro para el retiro en alguna Afore de manera voluntaria.

¿Cómo se componen mis aportaciones?

Si eres asalariado, cada mes se destina a tu Afore el 6.5% de tu salario base de cotización ante el IMSS. De ese 6.5%, tu patrón aporta 5.15%, tú el 1.125 y el Gobierno Federal el 0.225%.

Si eres trabajador independiente, todo el dinero ahorrado dependerá de tus aportaciones voluntarias.

Entonces, ¿cómo funciona el ahorro en las Afores?

Las Afore invierten los recursos de los trabajadores en Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos de Retiro (Siefore), a fin de buscar la mayor rentabilidad posible y brindar la debida seguridad por dichas inversiones.

A su vez, las Siefore invierten los recursos en diferentes tipos de portafolios, dependiendo del grupo de edad en que se encuentre el trabajador.

Las Siefore se dividen en cinco grupos de edad:

  1. Siefore Básica de Pensiones (SB0): trabajadores que tengan 60 años y más, muy cercanos a disponer sus recursos para el retiro. Sólo se invierte en instrumentos de deuda de gobierno, las cuales son inversiones con un riesgo muy bajo.
  2. Siefore Básica 1 (SB1): trabajadores que tengan 60 años de edad o más que no les corresponda invertir sus recursos en la Sociedad de Inversión Básica de Pensiones y los recursos de los pensionados están bajo la modalidad de retiros programados.
  3. Siefore Básica 2 (SB2): trabajadores que tengan entre 46 y 59 años de edad. Invierten en instrumentos de mediano y corto plazo (ej: un bono gubernamental con vencimiento de 5 años) considerando que el retiro está más cercano.
  4. Siefore Básica 3 (SB3): trabajadores que tengan entre 37 y 45 años de edad. Una proporción de este portafolio puede estar invertido en fondos de renta variable (por ejemplo, empresas que cotizan en la Bolsa de Valores), lo cual conlleva más riesgo, pero implicaría un mayor rendimiento.
  5. Siefore Básica 4 (SB4): trabajadores que tengan 36 años de edad o menos. Invierten en instrumentos financieros y proyectos productivos de larga maduración (ej: una carretera, un bono gubernamental con vencimiento a 30 años) considerando que el trabajador no se retirará sino hasta dentro de 2 o 3 décadas.

El ahorro es fundamental para todos, pues nos permite tener un respaldo económico para imprevistos, así como para conseguir bienes y servicios que mejoren nuestra calidad de vida.

Sin embargo, ahorrar para el retiro es aún más relevante, ya que al dejar de trabajar, dejamos de generar ingresos periódicos y es necesario contar con un respaldo económico suficiente para cubrir nuestros gastos y al menos, poder mantener el estilo de vida que tenemos hoy.

Pero por diversos motivos, las personas no perciben del todo la importancia del ahorro para el retiro, ya que se trata de un beneficio que se recibe en el largo plazo, por lo que se confían y no destinan suficientes recursos a este fin.

De acuerdo con cálculos gubernamentales, los trabajadores que no realizan aportaciones complementarias a su cuenta individual, recibirán una pensión de entre el 20 y el 35% de su salario actual.

Eso quiere decir que si tu salario actual es de $10,000 pesos y no realizas aportaciones voluntarias, cuando te jubiles recibirás cada mes entre $2,000 y 3,500 pesos como pensión, ¿ya hiciste cuentas?

Por estas razones, el tema de ahorro para el retiro es crucial, no sólo para las personas con trabajos formales, sino dentro de los esfuerzos en materia de inclusión financiera, para lograr que los mexicanos gocen de los beneficios del ahorro de sus ingresos al llegar al final de su vida laboral.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest