¿Cómo te relacionas con el dinero?

Tener finanzas sanas equivale a vivir con mayor estabilidad emocional

¿Cómo te sientes al hablar del dinero? Es probable que experimentes sentimientos encontrados dependiendo de la situación financiera por la que atravieses en el momento. El dinero, nos guste o no, rige gran parte de nuestra vida y de nuestra salud emocional. 

     En muchos casos, el estrés, la ansiedad, el insomnio y otros trastornos más, están relacionados con la mala relación que tenemos con el dinero, una relación que no siempre está ligada a la salud financiera, sino a creencias limitantes que no nos dejan fluir para que nuestras finanzas crezcan.

     Tener finanzas sanas equivale a vivir con mayor estabilidad emocional, para lo cual primero es necesario analizar cómo es nuestra relación con el dinero para aprender a gestionarla y, posteriormente, hacer de lado los paradigmas que tenemos arraigados como parte de nuestro entorno familiar, social y cultural.

¿De qué forma te relacionas con el dinero?

      Es común ver algunos patrones de comportamiento en torno al dinero, como los siguientes:

Culto al dinero: Son aquellas personas que creen que pueden resolver todo con dinero, aunque nunca tienen suficiente. Gastan y trabajan compulsivamente y gran parte de sus conversaciones tienen relación con la posesión o escasez de dinero.

Vales por lo que tienes: Son quienes basan su valía personal en el dinero y los bienes materiales que tienen y dan a otros para que ser aceptados. Su autoestima depende de cuánto tienen.

Protector del dinero: Este tipo de comportamiento está relacionado con las personas ahorradoras, que llevan buen control de sus gastos y que se atemorizan fácilmente ante un gasto no previsto. Son discretos con el manejo que le dan a su dinero.

     Si tu situación financiera no mejora con el paso del tiempo, no tienes un plan a largo plazo o no sabes cómo salir de tus deudas y, por el contrario, resuelves una con otra más, quizá tu relación con el dinero no es buena. ¿Qué hacer para mejorarla?

  • Analiza tus hábitos de consumo. Revisa cómo y cuándo gastas. Lo recomendable es llevar un registro para que puedas observar cuáles son tus motivaciones al momento de realizar una compra y entonces decidir qué aspectos puedes cambiar o mejorar.
  • Establece objetivos. Ponte metas que te ayuden a cambiar las malas costumbres que tienes en relación al dinero.
  • Ahorra parte de tus ingresos. Contar con un fondo para poder llevar a cabo tus metas o resolver cualquier imprevisto te ayudará mejorar tu relación con el dinero, ya que te sentirás más tranquilo.

En definitiva, contar con finanzas sanas mejorará nuestra salud y nuestra calidad de vida. Recuerda que en Carobra podemos brindarte la asesoría que necesitas. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest